Chipá

3 de mayo de 2017

Chipá

Un poco de historia:

Parece que el Chipá nace en la zona de las Misiones Jesuíticas-Guaraníes que es donde actualmente podemos encontrar la triple frontera entre Brasil, Argentina y Paraguay. Allí, los guaraníes preparaban “tortas y panes de mandioca o maíz”
Por eso es que a veces la gente entra a discutir y algunos dicen que el chipá es originario del Paraguay y otros dicen que de Argentina: ambos tienen razón. En Brasil se le llama Pan de queso (Pao de Queijo) y también depende en qué región estemos varían algunos ingredientes.

Curiosidades:

Se realizó un estudio en Paraguay para saber si el chipá es realmente malo para las personas con diabetes.
Con las pruebas se demostró que el chipá tiene un índice glucémico de 52,5, similar al de una banana o un kiwi, mucho menor al del pan blanco, cuyo IG llega a 70.
Fuente: www.salud360.cienradios.com/el-chipa-es-mas-saludable-que-el-pan-blanco/

¿Cómo prepararlo?
 Ingredientes
  •  Fécula de mandioca 1/2 kilo
  •  Reggianito 250 grs
  •  Mar del plata 250 grs
  •  Manteca 100 grs
  •  Huevo 4
  •  Polvo de hornear 1/2 cda
  •  Leche 10 cdas
  •  Sal


Preparación

n  Rallar y mezclar los quesos con la fécula y la manteca.
n  Aparte, batir la leche con los huevos.
n  Unir las dos preparaciones. Si está muy seco agregar leche. Debe quedar chicloso pero no líquido ni muy seco que se separen los ingredientes. Debe quedar como una masa ideal para formar bolitas.
n  Armar bolitas.
n  Llevar al horno a 180 grados por 10 minutos o hasta que se doren. Algunos hornos necesitarán más tiempo. Irse fijando.




Dos años después

23 de abril de 2017

Ya pasaron 2 años desde aquel posteo donde les expresaba todo mi miedo frente al día siguiente que me iban a operar del pulmón. à (El link, haciendo click acá). El otro día lo volví a leer ya que se habían cumplido 2 años el 20 de abril y leí al final de la nota que decía algo como luego les comentaré cómo me fue. Una invitación a volver a escribir si salía ilesa del asunto. Dos años pasaron y ustedes me siguieron leyendo así que bueno, no me pasó nada grave por suerte pero nunca les conté nada más.

Voy a usar este espacio para darle un cierre al asunto, o por lo menos contarles c
ómo fue mi experiencia estos años desde que me operaron.
Estuve cinco días internada. Me operaron un lunes, salí el mismo sábado. Fue una semana bastante larga, más que nada para mis papás que se turnaban para quedarse a cuidarme y siempre estuve acompañada por ellos. Tantos detalles ya no me acuerdo pero sé que la operación duró más de la cuenta porque el cirujano tuvo que sacar un poco más de lo que creía ya que estaba muy adherido. Por suerte no hubo complicaciones y mismo cuando me estaban trasladando hacia la sala de postoperatorio me desperté y los vi de pasada a mis papás y veía desde abajo a las enfermeras y médicos que me llevaban. Después me desperté nuevamente y estuve toda la primera noche super grogui, pero era de esperar... con el efecto que quedaba de la anestesia y toda la cantidad de remedios que me daban...

Estuve como 3 noches en postoperatorio recuperándome de a poco, comiendo un poco cada día más (no tocaba la comida al principio) y conectada a mil cables: la sonda de la orina, un cosito para medir el oxígeno en el dedo índice, cables para medir la actividad cardíaca, el cosito para medir la presión constantemente puesto en el brazo, el drenaje (que es como una botella en el piso conectada a un tubo que lleva al pulmón, sacando la sangre que quedaba y limpiándome la zona de operación) y por supuesto, el suero. Los primeros días orinaba mediante la sonda así que no había problema. Cuando me la sacaron, tenía que llevarme la botella con mi sangre (el drenaje) al baño con cuidado y constantemente sentía mucho dolor. A veces tenía que pedir rescates que es cuando te metían mediante el suero una pequeña dosis de morfina (o un derivado) para alivianar el dolor. Además, un día me tuvieron que bañar dos enfermeras. Yo ya estaba en un estado en el cual ya no me importaba nada por suerte así que no fue tan difícil aceptar todo, pero en retrospectiva claramente no me gustaría volver a pasar por nada de eso. La operación fue una bobada al lado de la pesadilla del postoperatorio (y bueno, claro, estaba dormida).

Ya cuando me trasladaron a la habitación fue otra cosa. Antes tenía médicos constantemente viniendo a ver cómo estaba. Ahora venían cada tanto y luego se iban. El dolor de a poco se fue yendo y me cambiaron la morfina por un remedio llamado Tramadol, que es un intermedio entre los opiácidos y el paracetamol. Lo malo fue que no bien me lo dieron empecé a sentirme mal porque un efecto secundario es el de sentir mareos. Estuve 24 horas mareada (me quería matar) pero por suerte a la noche se me pasó y no me volvieron a dar más. Empecé con el paracetamol y el omeprazol y ya de a poco empezaron las visitas. Vinieron mis tíos, mis abuelos, mi hermana, una amiga, etc. para ver cómo andaba. Me hubiera gustado que viniera más gente, más amigas pero lo cierto también es que yo no estaba como para recibir muchas visitas. Todavía me sentía débil y la concentración de gente me mareaba. Luego pude saludar a todos claramente cuando me fui para casa y me dieron el alta.

Las primeras semanas tenía que hacer reposo total en casa. No podía salir mucho ni viajar en colectivo. Luego de la tercera semana ya empecé a movilizarme, me incorporé a la facultad de nuevo pero tenía que viajar en auto. Además tenía que ir a visitas al cirujano para que me sacara los puntos y para hacerme análisis de cómo había salido de la operación. Por suerte estaba todo bien. Si bien hubieron algunos sustos en el medio porque de hipocondríaca nomás sentía como que la cicatriz tenía cosas raras o que respiraba raro, enseguida el médico me tranquilizó diciéndome que estaba todo bien y eran todos síntomas normales. Meses después fui al neumonólogo, me dio el alta definitivo y me dijo que no necesitaba volver más.

Y acá estoy, dos años después que me parecen menos. Super super super contenta con la operación. El año pasado experimenté lo que es tener un resfriado. Es algo positivo para decir ya que nunca había tenido uno, siempre iba directo a la pulmonía o cosas así. Fue re loco, me resfrié y después se fue solo, sin antibióticos ni nada. Parece una cosa re tonta, que le pasa a todos pero bueno para mí era todo un logro. Ya no tengo mal aliento, ni crepitancias (ruiditos en el pulmón) ni ganas de toser repentinas, ni toso cuando me acuesto, ademas de que ya no hay nada dañino dentro que contagie al resto del pulmón ni al izquierdo. Tampoco me enfermo todo el tiempo y aunque con un lóbulo del pulmón menos creo que nunca antes respiré mejor que ahora. 

Postdata:
Creo que es importantísimo agradecer siempre. Y no quiero terminar el posteo sin agradecer a mi cirujano y claramente recomendarlo por si alguno alguna vez necesita un cirujano torácico. Su nombre es Alejandro Newton y hasta donde sé atiende particulares, OSDE Binario, Swiss Medical. A mí me atendió en la clínica Mater Dei a la cual también agradezco todo su equipo de médicos que me operaron, me atendieron y de enfermeras que me cuidaron en esa semana. Gracias a mis papás por estar ahí y fijarse que en ningún momento estuviera sola. Sé que tuvieron que postergar pacientes, clientes. Gracias por su amor incondicional. A todos los que me vinieron a ver, a los que rezaron por mí y los que se preocuparon, a mi familia. Y gracias a Dios por haber permitido que todo saliera más que bien y regalarme cada vez que me levanto un nuevo día para crecer.

Postdata n°2 (y última prometo):

Me acabo de dar cuenta que este es el posteo en el blog número 100!! En junio se cumplen 6 años desde que lo abrí y aunque no lo escriba con la frecuencia que me gustaría, pienso seguir manteniéndolo y compartiendo mucho más contenido con ustedes mucho más tiempo ♥





Pasiones Rojas

7 de marzo de 2017

Les escribo hoy para hacer una especie de publicidad. Mi papá está vendiendo vinos boutique muy buenos de autor a muy buen precio. Les dejo la lista acá abajo por si les interesa. Pueden comunicarse al teléfono que dice en el pdf o dejarme un comentario en este post!
Gracias!!

Cualquier consulta no duden en preguntar!


Sábado, café y Netflix

4 de febrero de 2017


Un sábado muy domingo. Y nada mejor en la tormenta que tomar un rico café expreso y ver una peli en Netflix. Ando así como en un challenge anual para que en fin de año haga un balance de todos los libros y películas que leí/miré.

Hoy tocó “Nerve”. à Una película que trata acerca de un juego llamado Nerve que consiste en gente que “observa” y gente que “juega”. Los que deciden observar son los que imponen desafíos a los que juegan y ellos tienen que aceptarlos y realizarlos en un tiempo determinado para poder ganar dinero. Todo empieza a descontrolarse cuando los desafíos dan un giro peligroso y la ambición por el dinero y sobre todo por demostrar “ser mejor que” pueden llegar a poner en riesgo la vida de los jugadores.

Se puede hacer un gran análisis psicológico de todo lo que son las redes sociales y cómo influye en los adolescentes, el pensamiento en masa, la autoestima y otros. Peli corta y entretenida para ver un día como estos. 

Probando el chiche nuevo


Lo mejor definitivamente es la espuma ♥





¿Cómo funciona el amor?

30 de enero de 2017

Encontré este cortometraje por Internet merodeando en Youtube. Creado por un director chileno llamado Julio Pot. Me gustó mucho, es simple, cortito, claro como el agua y trata un tema tan complejo como son las relaciones humanas. La importancia de darse al otro, pero que el otro también se de a nosotros. La importancia de valorarnos a nosotros mismos primero y no dejar que los demás hagan lo que quieran con nosotros, nos utilicen, nos usen para su propio beneficio y bienestar. Aprender a dejar ir cuando no es momento, cuando no nos hace bien y esperar a que cuando estemos nosotros mismos preparados, ahí recién vamos a poder encontrar un amor sano, entendiendo el funcionamiento del amor verdadero.









Vacaciones 2017

Y volví!! Más relajada y más negra, bronceada por el sol. La verdad que estos 30 días se me pasaron volando. Fueron vacaciones de descansar mucho, comer mucho, grandes asados, disfrutar en familia y leer. Desde que empezó el año ya me leí 3 libros y voy por el 4to, ni yo me lo puedo creer.

Tandil y Gesell como siempre son ciudades bellísimas que vale la pena visitar. 
Ahora vienen los exámenes de Febrero y me tengo que preparar y estudiar bastanete.. pero por suerte empiezo recargada y con energías nuevas. Esperando que sea un gran año el que tenemos por delante.













Y de Gesell..







De Festejo!

23 de diciembre de 2016

El domingo pasado estuvimos de festejo: mi abuela paterna cumplió 80 años! Lo celebramos yendo a un restaurante llamado La Robla que queda en Palermo, Av. Costa Rica y Medrano. Se trata de un restaurante español de comida típica bien española claro está; tapas, tortilla, paella, de todo un poco. Como éramos más de 10, teníamos un menú prefijado donde nos sirvieron un poco de todo y era tal la cantidad de comida que casi no podíamos hacer lugar para el postre que era un helado almendrado riquísimo.

Más allá del riquísimo almuerzo que pasamos y la atinada reserva en ese bonito restaurante (que aún con la lluvia lo disfrutamos mucho), lo mejor de todo fue pasar un muy grato tiempo con buena parte de las personas que más quiero: mi familia. Como joyita introduje a mi novio por primera vez para que lo conociera la parte paterna de la familia y por suerte se sintió cómodo y también pasó un lindo momento. Ni la lluvia ni los finales que se me venían me pudieron borrar la alegría que tenía en ese lugar.

Después de la comida, la abuela nos regaló un pequeño discurso emotivo acerca de la importancia de la familia, de no hacernos problema con cosas que son solo pasajeras y no merecen la pena nuestro fastidio. Además de muchos mensajes y de volvernos a repetir lo mucho que nos quiere. Nunca uno se cansa de escuchar tan lindas palabras. Más cuando se trata de alguno de mis abuelos. Ambos son un gran ejemplo de vida para mí y realmente deseo llegar a su edad así como están de felices y juntos.

Y como para finalizar, dejo un par de fotitos de comparación que me parecieron lindas para recordar, el festejo de los 80 de mi abuelo, hace ya 5 años en el 2011:

Como verán, Fran era una pulguita de 2 años y yo andaba más pendex con 16. Martu y Tin, 10.

Y una de ahora, de este domingo, 5 años después, en el cumple de 80 de la abuela:

Éramos tantos que la foto tuvo que ser de arriba así entrábamos todos!!


A todos ellos les dedico esta canción de los Pimpinela:



                       

Quiero brindar por mi gente sencilla, por el amor... brindo por la familia!