Empezó nomás

19 de enero de 2019

Empezó el 2019 nomás. Lo recibí de la mejor manera, bailando y festejando con mi hermana y mi mamá (hace añoooss que no pasábamos año nuevo con ella). Además, este verano no tenía planeado irme de vacaciones a ningún lado y por el momento ya me pude ir una semana a Mar del Sur y surgieron más lugares a futuro. No podría estar más contenta y agradecida.

Mar del Sur es un pueblo costero que queda al sur (dah!) de Miramar. Su territorio no es muy grande y el centro (que son 3 cuadras) es la única calle pavimentada. Así como suena igualmente hay movida en el lugar últimamente ya que en los últimos años cada vez más personas conocen el lugar y lo eligen como lugar de veraneo. Además, muchos familiares de parte de papá incluido él conocen el lugar porque iban desde peques e incluso algunos viven ahí. Es un lugar para estar en paz. Una paz que ninguna otra ciudad costera te da. Ni Pinamar, ni Gesell, ni Mar del Plata (esa menos que menos). En Mar del Sur disfruté mucho, descansé mucho, comí mucho (demasiado) y aproveché para ir a la playa. También me hice amiga de unas golondrinas que tenían un nido debajo de la puerta de la cabaña y dentro del nido tenían varios polluelitos que pudimos ver de cerca con la cámara del celular.



 Además leí bastante. Me terminé el primer libro del año (Emoción y Sentimientos – Dr Daniel López Rosetti) y ahora voy por la mitad del segundo (Los Padecientes – Gabriel Rolón). Me puse como meta este año leerme dos por mes y llegar a los 24. ¿Podré? Espero que sí… el año pasado no me fue muy bien con el tema lectura (por hobby, claro. Libros tuve que leerme varios para la facu ).

Estos días también me tocó cuidar a la pequeña así que nos divertimos mucho. Y recién vuelvo de un curso de Macramé donde nos enseñaron a hacer un atrapa sueños a base de muchos y muchos y muchos nudos.

En fin, disfrutando las vacaciones como se debe. Disfruten cada día porque se pasan volando! Miren, ¡ya pasaron casi veinte desde que empezó el año!


Les dejo esta postal hermosa de uno de los atardeceres en Mar del Sur

2018

27 de diciembre de 2018

Se va el 2018. No voy a hacer un balance así como la palabra lo indica. Bastante que pienso hacer el video de fotos (que ni lo pensaba hacer antes). Este año me pareció que estuvo cargado con más cosas negativas que positivas. Porque lo malo, lamentablemente a veces tiene más peso que lo bueno. Empezó decentemente bien. Lo empecé en la playa, brindando con una amiga y la familia. Pero lejos de mis familiares. Siguió bien, lindas vacaciones. La cursada un tanto aburrida y lenta (porque todavía no cursé ninguna de quinto). Tampoco leí mucho por placer, ni escribí, ni cociné. A la mitad se pudrió todo. Brisa, mi abuela.. en fin. Dos hechos pero que tienen su debido (gran) peso.

Por otro lado, arranqué terapia (me vino bastaaante bien). Empecé equitación y paralelamente hago un voluntariado en una escuela de equinoterapia para chicos con discapacidad. También logré rendir dos materias muy pesadas que venía arrastrando hace bastante y que me costaba mucho rendirlas (resistencias?). Además, apareció Kira en nuestras vidas para llenar de amor la familia.

Espero al 2019 con ansias de que venga aunque sea un poquito mejor que este. (Ya estamos cerca de cambiar el dígito del 1 y pasar al “veinte veinte”, al cambio de década. ¿Fuerte, no?).
A ver, ¿qué sorpresas me traerá este nuevo año? Para los chinos es el año del chancho… así que según ellos este va a ser MI año. ¿Esperemos, no? Felicidad y éxitos para todos!

Nueva integrante en la familia

26 de noviembre de 2018



Ella es Kira (derecha). Antes, por algunos meses se llamó África. La encontraron unas personas en una casa abandonada en Gral Rodriguez junto a su hermanito Athos.

El lunes 12 vimos una publicación en Facebook que estaba buscando un hogar de tránsito porque la que le daba tránsito se tuvo que ir de urgencia a Corrientes. Vimos la foto de la perrita y nos encariñamos desde el minuto uno. A la noche de ese lunes llamamos al teléfono pero lamentablemente (y afortunada para la perrita) había encontrado hogar.
                Al día siguiente nos comentó la señora que la perrita todavía estaba en busca de un hogar ya que la familia que le daba tránsito no se la iba a quedar debido a que ya tenían varios perros. Solo querían ser familia de tránsito. Ahí fue cuando el martes 13 de noviembre conocimos a la nueva integrante de la familia. La fuimos a ver y el mismo día la llevamos a casa y firmamos los papeles de adopción. ¿Quién dice que los martes 13 son días malos? Para mí se convirtió en uno de los mejores días del año.
                Kira es chiquita. Tiene 4 meses y lleva con nosotras dos semanas en casa. Le estamos dando las vacunas y todavía se está acostumbrando a casa. Pero día a día se la ve más pizpireta, más suelta y creciendo cada día más. Dicen que va a ser de tamaño mediana a grande. No lo podemos creer! Bueno, en realidad sí. Tiene las patitas largas y cada vez se estira más.
                Le gustan mucho las piedritas Eukanuba, los mimos, la compañía humana y los jueguitos que le vamos comprando (por ahora tiene dos mordillos, una pelota grande y dos de tenis). Pero también juega con medias, papeles, y cualquier cosa que esté al alcance de su boca.
                Si hay algo que nunca le va a faltar es cuidado y amor. Así como ella nos da muchísimo amor cada día. Kirita linda







Desaparecida

16 de noviembre de 2018

Hace bastante que no aparezco por acá. La última visita que hice fue en junio. Terminaba el cuatrimestre. No estuve mucho acá porque me costó mucho volver a escribir. En verdad todo lo que quería hacer en el último posteo era rendir finales y seguir escribiendo. Pero a veces la vida te tiene preparadas cosas mucho más complicadas.

            En julio Brisa, mi perra, se contagió una bacteria llamada Ehrlichia y falleció luego de dos semanas bastante negras. La tuvimos que internar luego de unos horribles síntomas y luego le empezaron a dejar de funcionar poco a poco los órganos. Fue un momento muy duro para la familia porque fue todo muy repentino y porque Martu se encontraba en Irlanda. Mamá y yo tuvimos que apoyarnos la una a la otra para poder transitar esas semanas haciendo lo mejor que podíamos. Se nos fue el 16 de julio. Todavía duele.

            La semana pasada, falleció mi abuela. La llevé en la ambulancia por una deshidratación luego de un cuadro de bronquitis.Ya la habían internado por cuestiones mucho peores. Allí, internada padeció una trombosis. La operaron de urgencia pero su pierna no pudo recuperarse y le empezaron a fallar de a poco los órganos. Todo esto en tres días. Al día siguiente, el sábado pasado, fue el entierro (mi primer entierro). Todavía duele.

            Como verán, no fueron meses muy alegres y todavía no puedo caer en todo lo que pasó. Me cuesta hasta escribirlo, pero sé que escribirlo me hace bien. “Dad palabra al dolor: el dolor que no habla, gime en el corazón hasta que lo rompe” (Shakespeare).

            En medio de todo el dolor, encontramos un rayito de sol. El martes adoptamos a Kira. Una perrita abandonada que estaba en busca de un hogar. Creo que es un pedacito de amor y de vida que nos llegó para llenarnos el corazón a todas y también ayuda a transitar el duelo de la mejor manera posible. Mañana les cuento su historia y cómo llegó a nuestras vidas.

            Lamentablemente no voy a estar de diez mañana ni pasado, ni al día siguiente, ni el otro. Pero en algún momento voy a estar mejor. Todavía duele.

Talleres de Escritura Online

22 de junio de 2018

¡Buenas a todos! Estoy de vuelta con todas las ganas del mundo de postear más seguido. Les cuento: ¡esta semana empecé mis vacaciones! (mentira Victoria, tenés que seguir estudiando…) Bueno… Empecé mis vacaciones porque finalizó la cursada de este cuatrimestre así que tengo más tiempo libre para hacer lo que quiera! La parte mala, es que durante todo el mes de julio tengo que rendir finales así que voy a estar bastante tiempo estudiando. ¡Pero por lo menos en pijama en mi casa!

            Y para ya meternos dentro de los contenidos del Blog, hoy les quería contar un poco sobre talleres de literatura que yo sigo.

            El primer taller que sigo se llama LITERAUTAS (https://www.literautas.com) que lo sigo hace como más de 3 años por lo menos. Este taller lo dirige una pareja, Iria y Tomeu, provenientes de España en donde van subiendo al blog distintas propuestas, actividades, notas, noticias, ejercicios de escritura, etc. En ellas vas a poder informarte sobre técnicas para empezar a escribir una novela, sacar ideas creativas, y muchas cosas más que sirven muchísimo. Y como PLUS, todos los meses hay una propuesta que se llama “Móntame una escena” en donde ellos te proponen un disparador como un escenario, un nombre, un título, una frase, lo que sea para que escribas una historia, la publiques y recibas críticas constructivas de parte de los que la leen y participan del taller. Así mismo te piden que contribuyas leyendo la historia de algunos compañeros y opinando acerca de sus textos.
            No me postulé muchas veces en esta sección pero las veces que lo hice realmente recibí críticas constructivas y serias que me han ayudado muchísimo a la hora de escribir. Así mismo, cuando termina el año, se hace una recopilación de los mejores textos y estos son publicados en un libro (tanto físico como digital) donde las ganancias son donadas a distintos centros de caridad. ¿Lo malo? El libro solo se consigue en España y para comprarlo hay que hacerlo por Amazon. En la siguiente foto les muestro el librito que pude conseguir gracias a que Edu me lo regaló para navidad donde aparece un texto mío:




     En estos momentos, Iria y Tomeu se encuentran bajo licencia de maternidad. El taller sigue en funcionamiento manejado por otra persona pero en lo personal, no es lo mismo. ¡Así que estoy esperando para que vuelva a la normalidad y poder seguir participando! Es realmente buenísimo. ¡Además, no encontré otro lugar que tenga un taller virtual y que sea totalmente gratuito!

            Y como Literautas está temporariamente detenido, encontré otro blog de una argentina llamada Aniko Villalba que en su página (https://www.escribir.me/) postea también muchísimos tips de escritura, comparte contenido dividido en tres grandes secciones: LEER, EXPLORAR y ESCRIBIR.

  •          En la sección LEER podes encontrar frases, libros, charlas, ilustraciones, consejos de diversos autores. Se basa en que para escribir, uno primero tiene que nutrirse de otros autores, y leer mucho!!
  •          En la sección EXPLORAR se encuentran “ideas para estar alertas, mirar el mundo con atención y ser exploradores de la realidad”. Para poder escribir, es esencial estar presente en la realidad y explorar, curiosear mucho. Aquí podes encontrar listas de cosas, charlas para asistir, reseñas de lugares, etc.
  •           Y por último, en la sección ESCRIBIR se mete de lleno en la escritura brindándonos disparadores, juegos, propuestas, textos propios de la autora del blog, etc., en donde ella nos propone sentarnos a escribir un poco cada día y no dejar de mover la mano (y las neuronas!)
            De ella empecé hace muy poquito un reto llamado “30 días de escribirme” en donde dice que para que una actividad se vuelva un hábito, hay que repetirlo durante por lo menos treinta días. Así, nos propone un disparador muy original cada día, durante un mes para ejercitar el hábito de la escritura. Se los súper recomiendo: https://www.escribir.me/30-dias-de-escribirme/

Y bueno, eso es todo por el momento. Cuando sepa de más talleres de literatura que estén buenos se los recomendaré! ¡Nos leemos la próxima!

Contacto

10 de junio de 2018

- entrada de prueba -

Pequeñas cosas

27 de mayo de 2018

Llevarte flores, acompañarte hasta tu casa para que no te vuelvas sola, preguntarte a dónde querés ir, explicarte las cosas con paciencia cuando hay malos entendidos, un chocolate, que te abra la puerta para que pases primera, que te pase a buscar a la salida de la facu, un te quiero, un te amo, un apodo, una frase "sos el amor de mi vida". Hacerse tiempo en época de exámenes para vernos un ratito. Agarrarse de las manos o del brazo al caminar, un abrazo de más de 30 segundos para que surta efecto, extrañarse al segundo de terminar la salida. Un beso de amor.

Son pequeñas cosas a las cuales nos terminamos acostumbrando y no por eso hay que dejarlas de lado y no darles su reconocimiento. Cada tanto hay que pararse sobre uno mismo, ver en dónde está uno y para dónde camina. Y hoy estoy contenta y feliz de saber que lo tengo a él caminando junto a mí.
No festejo ninguna fecha en especial. A veces me gusta volcar públicamente un poquito de lo que celebro todos los días.
Feliz amor ♡