Budín "1,2,3,4"

26 de marzo de 2015

Budín 1,2,3,4
Ingredientes:
v  200 gramos de manteca blanda
v  Esencia de vainilla
v  1 taza de leche
v  2 tazas de azúcar
v  3 tazas de  harina leudante
v  4 huevos (vamos a separar las yemas y las claras)

Preparación.
- En un bol, colocar la manteca y el azúcar y batir a punto crema.
- Luego, ir incorporando a la mezcla la esencia de vainilla y las yemas de los 4 huevos. Después, agregarle la harina alternando con la leche.
- Batir las 4 claras de los huevos hasta que formen picos. Y una vez hecho esto, incorporar las claras a la mezcla principal.
- Enmantecar y enharinar un molde inglés o un molde savarín. Verter la mezcla en el molde hasta cubrir ¾ partes del mismo.
- En un horno previamente precalentado, colocar el budín  a una temperatura de aproximadamente 180 grados (horno medio).
- Retirar del horno luego de una hora.

NOTAS:
·         Tener en cuenta que cada horno es diferente. En mi horno, lo tuve que dejar poco menos de 45 minutos solamente.
·         Si sobra masa, podés colocarla en pirotines para hacer muffins.
·         Se llama “1,2,3,4” porque es fácil de acordarnos cuáles son sus ingredientes. 1 taza de leche, 2 de azúcar, 3 de harina, 4 huevos.


En la foto me salieron algo quemados superficialmente, ojo con el horno. Ir chequeando.

Una receta simple pero realmente muuuuuuuuy rica.


Lo dijiste?

6 de marzo de 2015

Did you say it? "I love you. I don't ever want to live without you. You changed my life." Did you say it? Make a plan, set a goal, work towards it, but every now and then, look around; Drink it in 'cause this is it. It might all be gone tomorrow.


¿Lo has dicho? "Te quiero. No quiero vivir sin ti. Has cambiado mi vida". ¿Lo has dicho? Haz un plan, márcate un objetivo, intenta lograrlo pero de vez en cuando mira a tu alrededor, vive a fondo, porque esta es tu vida, esto es lo que tenemos y quizá mañana… se acabe.


Grey's Anatomy

Right Place, Right Time

4 de marzo de 2015

"The great moments of your life won’t necessarily be the things you do; they’ll also be the things that happen to you. Now, I’m not saying you can’t take action to affect the outcome of your life, you have to take action, and you will. But never forget that on any day, you can step out the front door and your whole life can change forever. You see, the universe has a plan kids, and that plan is always in motion. A butterfly flaps its wings, and it starts to rain. It’s a scary thought but it’s also kind of wonderful. All these little parts of the machine constantly working, making sure that you end up exactly where you’re supposed to be, exactly when you’re supposed to be there. The right place at the right time".

"Los mejores momentos de sus vidas no van a ser necesariamente las cosas que hagan; también serán las cosas que les ocurran. Ahora, no estoy diciendo que no puedan tomar acción en lo que les ocurre en la vida, TIENEN que tomar acción, y lo harán. Pero nunca se olviden de que en cualquier día, pueden salir de su casa y toda sus vidas pueden cambiar para siempre. Verán, el universo tiene su plan chicos, y ese plan está siempre en movimiento. Una mariposa bate sus alas y empieza a llover. Es un pensamiento que da algo de miedo pero es en sí también algo maravilloso. Todas esas pequeñas partes de la máquina en constante movimiento trabajando, asegurándose de que termines exactamente donde se supone que tendrías que estar. Exactamente en el momento que tenés que estar. El lugar y el tiempo precisos".

- El Ted Mosby del futuro en How I Met Your Mother.




10 Peores lugares para esperar

2 de marzo de 2015

Esperar. Es algo que tenemos que hacer varias veces al día por distintos motivos. Claramente existen muchos más de diez pero acá hice una lista de diez horribles lugares para esperar por algo...

1.     Antes de subirnos a un micro.


Por lo menos en Capital, en Buenos Aires no hay nada más tedioso que tener que hacer las dos filas antes de poder sentarnos tranquilos en el micro y empezar el viaje. La primera fila, para dejar los bolsos con el chico que te los sube al micro (sin olvidarnos de la propina para que no los maltrate). Ahí podés estar bastante tiempo porque la gente que sube es mucha y cada una lleva como 3 valijas…
Y cuando ya pasaste esa parte, hay que volver a hacer la fila de personas (pero sin valijas por suerte) para que te chequeen el boleto (que a esta altura, con el stress que genera estar en Retiro, las valijas que despachamos anteriormente, el bolso de mano con sus mil bolsillos asegurados para que no nos roben y las tres billeteras con plata para diferentes usos, sumado al papelito que te dieron en el despache de la valija para que la puedas retirar después….no creo que te acuerdes de dónde dejaste el pasaje). Una vez que te llega el turno, te agarran y te miran el boletito (ni se gastan en mirarte a la cara a veces), chequeen que el número de asiento se vaya a ocupar y por fin te dejan pasar (siempre y cuando no te digan que en realidad te confundiste de micro!)

2.     En la fila de un supermercado


Ok, no es de las esperas más tediosas pero sí que es molesto cuando vos solo querés comprar un par de cosas para la cena y adelante tenés 4 familias con changos llenos con la comida de todo el mes. Y ni te gastás en ir a la caja rápida porque la fila llega hasta la zona de congelados del fondo. No, no es muy agradable. Con suerte nos toca un cajero piola que pasa todo rápido pero si nos toca alguien nuevo sonamos. Media hora tecleando el código de la lata de arvejas porque “la maquinita no lo toma”. Y si las familias de adelante tuyo tienen nenes chiquitos que constantemente están corriendo por todos lados o tocándote y moviéndote el carro es la pesadilla viviente de los supermercados.

3.     En un hospital


Hay distintas maneras y causas para estar esperando en un hospital: Podes estar esperando a que te atiendan en una sala de espera con cincuenta personas antes que vos tosiéndote en la cara con andá a saber qué virus encima convirtiendo la aséptica sala en un caldo de cultivos…
O quizá estés esperando un resultado de un examen. Quiza después tengas que realizar otro o ir a ver a otro doctor con ese resultado. Y el resultado no llega, y vos querés saber qué tenes. Ni la persona más paciente puede con eso.
Pero la peor espera en un hospital es la que se hace en la sala de espera aguardando alguna mínima noticia de algún familiar o amigo al que están operando. Esa puede ser la calma que antecede a un huracán, o la paz que le sigue a una tormenta.

4.     En la sala de espera del dentista.


Es algo que no podemos entender, por qué siempre que llegamos al dentista, aunque no haya nadie antes que nosotros tenemos que esperar tanto. Debe ser el médico que más nos hace esperar.. por eso habrán tantas revistas también. Eso te genera un miedo interno porque encima que tenés que esperar una eternidad, se escuchan por las paredes algunos niños llorando, taladros a máxima potencia…
Es la antesala al infierno.

5. En un aeropuerto

No hay nada mas frustrante que encontrarse en el aeropuerto esperando un avión demorado. Con todos los nervios de viajar y las ganas de llegar al nuevo destino, que te digan que tu vuelo se encuentra demorado o que lo posponen para el día siguiente no es una de las noticias más esperadas que se podrían escuchar. Pero relájense, aunque estén llenos de valijas, camperas y bolsos, un aeropuerto es un lugar muy seguro y pueden darse una vuelta por el free shop, seguir gastando plata o esperar (si tenemos algo de plata) en los salones vip de algunas empresas.

6.     En la parada del colectivo


Algo muy tedioso es tener que esperar en las paradas de los colectivos que sabemos que nunca vienen. Aunque, supongo que peor es esperar mucho un colectivo que se supone que tiene que pasar cada tres o cinco minutos. Eso sí que no te lo esperarías. Y como todas las esperas, se hacen el triple de tediosas cuando tenemos que realizarlas en medio de una tormenta, sin paraguas ni techo alguno. Como si no existieran suficientes colectivos, por qué no vendrán? Misterio.

7.     En un parque de diversiones


Pero sin embargo, no hay espera más ansiosa que la que se realiza para subirse a una montaña rusa en algún parque de atracciones. Eso de estar esperando en una fila donde no podemos salir porque tenemos todas las salidas bloqueadas o por gente o por los barrotes que dirigen la fila y esos carteles que te dicen “a partir de aquí faltan una hora y media para subir!” con toda la emoción. Peor aún para el que nunca se subió a una montaña rusa… Viendo constantemente cómo la máquina con los carritos sube y suspende a las quince personas por una pendiente de cincuenta metros y las tira a varios y aterradores kilómetros por hora. ¿A eso nos vamos a subir? Glup.

8.     En la lluvia


Sin mucho que decir, sinceramente este paisaje hace que toda espera se vuelva molesta. Tener que hacer una fila en el exterior y sin paraguas… Con suerte podemos meternos en el paraguas de la persona de enfrente o de atrás nuestro y refugiarnos un poco. Pero si corre viento y nos topamos con hojas arrastradas por el viento en la cara o esa lluvia molesta finita de seguro nos sube el malhumor unos cuantos niveles.

9.     A la espera de un recital


Para los fanáticos no es una espera tan frustrante, sino que algo más ansiosa. Obviamente con mucha impaciencia porque ya queremos que sea el otro día (es decir, quieren). Porque esperar en una carpa haciendo fila la noche anterior para ver un recital no lo hago ni por Avril Lavigne o Taylor Swift. Sinceramente prefiero dormir bien esa noche y llegar temprano para hacer la fila. Fanáticos. Hacer fila acampando toda la noche para estar de pie durante todo el recital y a veces incluso con lluvia… Supongo que al ver a tu ídolo todo eso hace que valga la pena.

10.  Baño de mujeres


Y para finalizar, no hay peor espera que la de estar haciéndose pis encima y tener que hacer toda la fila larga de mujeres que a veces hasta sale del baño. Si realmente sentimos que vamos a explotar tendríamos que considerar escabullirnos al de hombres. Cómo es que nosotras tardemos tanto y ellos jamás en la historia de los baños tuvieron fila alguna? Y por si fuera poco, ir al baño es contagioso. Empieza una chica o dos del grupo de amigas y como todas nos acompañamos al baño cuando las otras cinco llegan, se “contagian” y su cerebro influye en su fisionomía y les agarran ganas también. Así es como la fila nunca acaba. En esos momentos me gustaría tener vejiga de hombre y poder aguantar más…

¿Qué otras esperas no toleras realizar en las actividades diarias?