Balance 2013

30 de diciembre de 2013

2013
                               (otro año que pasó volando, el fin de una etapa)
     Y acá estamos, a fin del 2013, quién lo diría? Frase cliché que no quisiera decir pero tan cierta como qué le pasó al año que pasó tan rápido? 
     Este año no fue tan bueno para mí. No porque haya pasado algo malo ni nada de eso, pero no lo sentí como EL año. Digamos que mis expectativas se chocaron con la realidad que resulto ser buena, pero la expectativa era aún mejor. Sin embargo, pasé un año increíble; mi {ultimo año de secundaria, con mucha fiesta, el grandioso #CaixCmb, el viaje de egresados a Porto Seguro, Brasil, que nos unieron mucho como camada a todo mi curso, sí, a los 150. Aún cuando todos los grupitos ya estaban definidos, no actuamos separadamente y pudimos tener un 2013 juntos pasándola lo mejor que pudimos. Con mi primer materia en diciembre (fisicoquímica, para variar), de todas formas logré aprobar el secundario y ya se podría decir que soy universitaria (sonaba tan lejano eso). Me sigue interesando la medicina, pero decidí que lo más adecuado para mí sería la psicología. Adoro analizar todo como se habrán dado cuenta y si bien antes la criticaba (creo que llegué a criticar absolutamente todas las carreras existentes habidas y por haber) Quiero dedicarme a estudiar algo que realmente me apasione. Pronto encontraré mi huequito en la sociedad, mi papel fundamental para hacer que este mundo siga andando. Mientras tanto, hay que seguir estudiando.
          Aprendí que tengo que escucharme a mi misma a veces, lo que en verdad quiero, antes de lanzarme a por algo. Aprendí que lo lindo es complicado, y que cuando algo ya viene complicado de antes, es mejor dar un paso al costado y seguir adelante con otras cosas. Importante escuchar a la vocecita de la conciencia que nos muestra con ojo crítico la realidad. También aprendí que las relaciones enfermizas hay que dejarlas ir y que no hay que forzar una amistad o lo que sea donde una de las dos partes se encuentra más involucrada de lo que creíamos (o que nosotros mismos). El amor es una cosa muy complicada. Vive y deja vivir.
     Por otro lado, me llevo nuevas amistades, (me sorprendo que cada año conozco cada vez más gente, y es genial) nuevos objetivos y mucha esperanza puesta en el año que viene. Espero que la facultad no sea tan mala conmigo y que haya elegido lo correcto.
     Mientras intento sobrevivir a este calor infernal que hace varias décadas que no se sentía, escribo este balance, satisfecha con el año que me tocó vivir. No pienso hacerlo tan extenso como otros años, solo quiero recordar algunos momentos de estos 365 días que los voy a llevar para siempre en mi memoria.

     Para terminar voy a dejar una lluvia de recuerdos de este año, sabiendo que cada recuerdo conlleva mil sensaciones y mil anécdotas que sería larguísimo redactar por este medio.
Lo mejor del 2013:
·         Fiesta de egresados, en Caix. 17/10
·         Viaje de egresados, Porto Seguro 7/9
·         Habemus Papa! Bergoglio, ahora Francisco, primer papa Argentino.
·         Tener el buzo de egresados J
·         Misa de gala, egresados 2013.
·         El querido y último Banderazo del CMB
·         Mis hermosos 18, feliz legalidad a mí.
·         Las li Fest. I y III
·         Verano 2013 (algunos días) en San Bernardo.
·         Fiesta de espuma en Toa Toa.
·         Probar la pizza de chocolate. (no es tan fea como suena).
·         La querida bandera del CMB13, “Solo entiende mi locura quien comparte mi pasión” CAMADA 2013 LOS VOY A EXTRAÑAR MUCHO.
Muchaaaachos, traigan vino llego el cmb, que esta banda está de fiesta, nooo te la podes perder. Muchaaachos, traigan vino llego el cmb. Bien borracho bien borracho.. Y el Palermo va a correr.
·         Mi pasantía en el hospital Cosme Argerich
·         Ir después de 5 años al parque de la costa por el cumple de Martu.
·         El evento de Un techo Para Mi Pais, basket y vóley y hacer empanadas.
·         La noche que terminamos en un bar de villa Pueyrredón con Belenna.
·         Cuando casi me ahogo en Porto y Lula me salvó. Le debo la vida jjajja.
·         Las MSF
·         Haber conocido SanBer chico. Una pequeña porción de lo que voy a vivir este verano 2014 :D
·         Los anuarios J
·         Y el haber descubierto un sentimiento que sin darme cuenta, venía acarreando hace varios años.   *sight*
     Todas estas cosas y muchísimas más que ahora no se me vienen a la cabeza formaron parte de mi querido 2013. Brindo porque sea un gran año, para que siga habiendo fiesta, para que siga conociendo gente y siga juntándome con la gente con la que amo estar. Brindo por tener un buen rendimiento en la nueva etapa que comienzo, la facultad. Y quizá, en algún pequeño trabajo que emprenda. Brindo porque todos tengamos buena salud, que encontremos el amor y que la diversión nunca se acabe.



                                               Let another stage begin…

Mi 2013 en imágenes:

Último día de agua!

20 de noviembre de 2013



No soy muy fan del agua que digamos. Por lo menos, no para la natación. Desde bebé que hacía escándalos cada vez que me tenían que bañar, casi como si me estuvieran tratando de ahogar. Hace nueve años mamá me llevaba a un club que tenía pileta solo porque quería que yo aprendiera a nadar. Mi colegio no tenía pileta y nadar, al igual que saber cocinar o manejar, son cosas fundamentales que una persona tiene que saber para sobrevivir el día de mañana en la vida. Odiaba profundamente ese club, odiaba esa pileta, y es el día de hoy que me acuerdo claramente cómo NO me servía el método que tenían con los nenes para que saliéramos nadando; tirándonos en lo profundo, donde no hacíamos pie. Volvía angustiada de cada clase y mamá decidió sacarme.
     Un año después, 2005, ingresaba a un nuevo colegio, al CMB. Me acuerdo que una de las cosas que más me preocupaban eran las clases de natación, que cómo iban a ser, y el ser tantos en un aula (acostumbrada a no ser ni un cuarto de la cantidad que éramos en el nuevo colegio ). Mamá fue a hablar con el responsable de la parte de natación del colegio, él nos mostró la pileta, las instalaciones y mamá le planteó mi fobia. El profesor le dijo que no se preocupara, que a cada chico le daban su tiempo. “No se preocupe, en 5to año yo le aseguro que va a salir nadando, tenemos tiempo todavía”.
     Y acá estoy, 8 años después, sigo sin encontrar las ganas activas de nadar, competir, hacer mil largos pero nadar, nadé. Pasé de nadar en lo bajo, a nadar donde no hacía pie, de anchos a largos y así hasta no poder creerme a mi misma la cantidad de largos que había nadado en menos de 20 minutos conociendo toda la fobia que le tenía antes al agua.
     Hoy va a ser el último día que me voy a meter en esa pileta que me enseñó a nadar. Ya no más largos, no más resistencia, no más evaluaciones por técnicas de nado. Hoy le digo adiós a esa pileta y también un gran GRACIAS.

Atardecer

10 de junio de 2013

     Hay un punto donde el mar se confunde con el cielo, y las nubes se tiñen de rosa. Se desfiguran mientras desaparecen formando figuras oscuras y misteriosas. Las olas bañan de agua la costa mientras crece la espuma. Las pocas y sabias personas que quedan lo miran. Las otras solo esperan irse, dando por sentado que otro vendrá. Nosotros miramos cada momento, cada segundo, hasta que se esconde en el oeste. Le da paso al magno satélite blanco con sus luceros de compañía.

      Otro día se va y se va con recuerdos. Memorias vividas de un día imperfecto pero glorioso, a su manera.


Frantasma

29 de abril de 2013


Esta como un fantasma que proviene de un pasado. Existe en su cabeza pero nunca lo han visto nuestros ojos. Ama y lastima con ánimos de sangre. Sin hacerse visible está y sin ser tangible hiere. Nunca lo hemos contactado, ni sabemos nada; pero a la vez lo conocemos como si supiéramos todo. Ya existía de antes y creció con nosotras, y con ella. Lastima y escarba su corazón injuriado. Esta como un fantasma que proviene de un pasado. Un pasado que vive en el presente y que tal vez nunca le veremos el fin. Así como nunca vimos su comienzo. Y esperemos nunca tener la maldita suerte de obtenerlo en el presente. Que fantasma quede. Que recuerdo sea. Y como futuro fenezca.


     Se marchita. Como la flor que no se riega y se marchita. Como el amor cuando no ama y se descuida, como las ideas que la procrastinación debilita. Como ese último abrazo, como cuando no hubo despedida.  Es saber que no hay reencuentro, que el momento fue pasado y el corazón se dividió. Es un tintero seco cansado de escribir falsas promesas de amor. Una flor  que lentamente va muriendo, y sus pétalos nadie recoge. Y en el último suspiro, ninguna bestia se transforma en príncipe. La bestia nos devora y solo se escucha el graznido del cuervo, de una etapa que llega a su fin.