Budín de nueces

28 de abril de 2015

Les comparto otra receta más de mi libro de "Budines y Muffins" de Emi Pechar que están riquísimos. Esta vez les traigo de la página 13 el budín de nueces "Josefína":


INGREDIENTES:
- 200 grs de Manteca
- 200 grs de azúcar
- 4 huevos
- 300 grs de harina leudante
- 1 cda de esencia de vainilla
- Un chorrito de coñac
- Una taza de nueces picadas

Batir la manteca con el azúcar a punto crema. 
Incorporar los cuatro huevos y la esencia de vainilla.
Agregarle la harina tamizada
Aplicarle un chorrito de coñac
Meter las nueces picadas (y pasadas por harina previamente)
Incorporar todo bien.
Si quieren pueden colocarle nueces en la superficie para decorarlo

En un molde inglés verter hasta llenar 2/3 de su contenido.
Colocar en un horno previamente precalentado a 180° durante aproximadamente una hora. 
Nota: En mi horno hay que dejarlo al mínimo y fijarse a la media hora. Tengan en cuenta cómo son los hornos en sus cocinas.

Perfecto para la merienda!






Esta vez, el dolor va a terminar.

19 de abril de 2015

Y llegó el día.

Primero antes que nada les advierto que este va a ser un texto medio largo y personal. Están advertidos para que si en serio lo quieren leer vayan a buscarse algo para comer.

Hace casi 17 años que todos los inviernos me enfermo. Que me agarra fiebre recurrente durante los años, que me acuesto y me dan ganas de toser, que siempre que tengo una infección aunque sea en las anginas, se va para mis pulmones. Me dificulta cantar y por eso no lo hago cuando me están escuchando. Me cuesta hacer natación y correr mucho. Ni siquiera reírme a carcajadas puedo, porque si lo hago al extremo me viene la maldita tos. También cuando me acuesto o cambio de posición bruscamente. A veces porque sí, sin previo aviso. Tampoco son cosas que me condenaron la vida, pero son pequeñas cositas que molestan que estén presentes.

No soy mucho tampoco de hablar de esto. Quizá porque soy una persona algo reservada y no me gusta dar rienda suelta a mis sentimientos tan fácilmente. Pero como escribir es mi terapia, quiero desahogarme un poco en unas cuantas líneas.

Cuando tenía tres años, me contagié algún virus/bacteria/bicho del invierno de por ahí y me agarró mucha fiebre. Mis papás llamaron al pediatra pero él no quería darme ningún antibiótico y les dijo a mis papas que se me iría en un par de días. La fiebre no se iba para nada y cada vez era peor… Cuando fueron de urgencia a otra pediatra (la que tuve hasta hace unos meses), me dio inmediatamente un remedio y me pude curar… ¿completamente?

Los años de mi infancia siguieron pasando y parecía que había desarrollado cierta predisposición a enfermarme cada dos por tres y que me agarrara fiebre. Siempre que sucedía esto, rápidamente mutaba en una neumonía. Por suerte siempre que se me detectaba, la curábamos a tiempo.
A mis papás eso les empezó a preocupar y decidieron llevarme a una neumonóloga (para los que no saben, son los médicos dedicados al sistema respiratorio).  Ella les contó a mis papás que tenía en la base del pulmón derecho, mocos, infecciones, de infecciones anteriores que se habían alojado ahí y bloqueaban la entrada de aire. (Años después me enteré de que este es un síntoma que se llama “bronquiectasias”). Preocupados todos, comenzaron a medicarme con antibióticos cada vez que presentaba fiebre para que no derivara en una neumonía y empecé a usar drogas como el “seretide” y el “ventolin”. Ambas en una “aerochamber” que es la típica cosa esa que se ponen los asmáticos. Pero yo la usaba para que se dilate el pulmón y pudiera toser para eliminar los mocos.

Así pasé varios años hasta que la neumonóloga empezó a ver que mi problema seguía estando y que no se expulsaban. Es más, cada vez se adherían más. Llegué a ir a kinesiología también para que me ayudara a expectorar porque tampoco tengo muy desarrollado el reflejo de la tos. En casa no solía toser y me había acostumbrado a tener ese “ruidito” dentro de mi pecho.
No me olvido más el día que la neumonóloga me hizo sentar en su regazo y me dijo algo como “Mira Vicky, nosotros vamos a esperar a que vos crezcas así tu pulmón también crece y quizá al crecer el pulmón se haga más chiquita la infección y la puedas expulsar, pero sino, vamos a tener que sacarte ese pedacito con una cirugía”. Yo ahí tendría no se… ocho años. Me acuerdo que ese día después de ir a la doctora, fui a la casa de mi abuela materna, me tiré en su cama y me puse a llorar desesperadamente. “No quiero que me operen” lloraba. Tenía ocho años, no sé qué representación de lo que podía ser una operación tenía, pero le tenía pánico.

Los años pasaron y cambié de neumonóloga. A los 16 años aprox comencé a ver a uno nuevo que me mandaba a hacer estudios todo el tiempo para chequear cómo evolucionaban los pulmones. Hará dos años en una de las consultas me dijo que la única manera de cortar el problema de raíz era, justamente, cortando el problema literalmente. Necesitaba operarme. La operación es una lobectomía y me tenían que sacar el lóbulo inferior derecho y quizá tendrían que sacarme más. Depende de cuan infectado esté el pulmón.

Dos años estuve que sí, que no, que quizá, que cuando sea grande… Que “¿para qué la necesito si vivo muy bien así?” Mientras tanto tomaba 3 veces por semana un antibiótico todos los años como profilaxis. Hasta que un día el doctor me comentó que si no me operaba nunca, era muy probable que la pequeña porción que estaba infectada en algún momento contagie a las otras zonas del pulmón y me trajera peores consecuencias. Pensé en mi futuro y no quería imaginármelo con el mismo problema que acarreaba hace 17 años. Eso creo que fue lo que me decidió a operarme. Eso y que además programamos posible fecha de operación para diciembre de 2014 y eso se veía super lejano.

Más llegada la fecha, en Noviembre del 2014 nos contactamos con el cirujano que se suponía me iba a operar. Tuvimos una entrevista y me fui más asustada de lo que estaba. Quedamos en que su secretaria me iba a llamar para concretar una fecha. La secretaria nunca nos llamó. Preocupados levantamos el teléfono para llamarlo y volvimos a concretar una entrevista. Nos volvió a recibir pero solo para contarnos la triste noticia de que tenía él una seria enfermedad, un linfoma. Y que iba a dejar las cirugías complejas para más adelante. Tristes por él y por la postergación de la cirugía nos retiramos. Esa había sido la primera vez que alguien decía que mi operación era “compleja”.
Pasó el verano de 2015 y ni siquiera pensé mucho en mi operación. Tenía la cabeza en irme de vacaciones a Gesell con mis amigas, en estudiar para los exámenes que había dejado para febrero, etc.

Justo antes de que empezaran las clases, caí enferma. Al final no fue nada serio. Me subió la temperatura hasta 38.5 y mis amígdalas eran dos pelotas. Además tenía la boca toda llagada y me dolía una muela. Tenía una simple infección virósica que se me fue al cabo de dos semanas más o menos. En el ínterin, esa pequeña molestia de muela se volvió más grave y me sacaron mi primera muela de juicio.
Ese fue el punto donde con mis papás nos dijimos que era hora de llamar al cirujano que nos había derivado el otro hombre el año pasado. Nos comunicamos con él el 27 de marzo y le contamos toda mi historia clínica. Me mandó a hacer bastantes estudios y nos reencontramos dos semanas después para que él pudiera verlos. Me hice una espirometría, un análisis de sangre, una tomografía con contraste y un electrocardiograma con riesgo quirúrgico. El médico vio los resultados y nos programó una fecha para la operación. 20 de abril de 2015. En solo diez días.
Por primera vez tenía una fecha tangible para el momento menos y más deseado. Por un lado, ya no tendría que lidiar con este problema nunca más, y por otro lado, me aterra de solo pensar en la palabra “cirugía”.

Como toda fan de Google que soy y un poco masoquista, puse en el buscador un montón de cosas acerca de la cirugía, de la anestesia, hasta incluso de la vía endovenosa que era lo que más miedo me daba (lo más estúpido, ya se). Tenía diez días para averiguar todo lo que podía e informarle a todos mis amigos y familiares. Así estuve nueve días investigando y desarrollando graciosos mecanismos de defensa. En ningún momento de esos nueve días me angustié. Después me di cuenta que estuve desplazando toda esa angustia en distintos lugares. Me di cuenta que no dejaba de pensar en la cirugía y cada vez que hablaba con mi mamá salía el tema. Además, hacía chistes super morbosos de un humor negrísimo que solo haciéndolos yo misma no me horrorizaba. Eso sí, si alguien los hacía podía terminar muy mal. Además todos esos días estuve teatralizando más de lo que acostumbro. Teatralicé mil cosas irónicamente, histriónicamente a más no poder. Me acordaba un poco de los nenes cuando tienen algo que los angustia lo demuestran en el teatro, en sus juegos, en la representación de roles. Me vi a mí misma por fuera un segundo y nada me diferenciaba de esos nenes de cinco años.

Y acá estoy. El día anterior a la operación, escribiendo, muerta de miedo. ¿A qué le tengo miedo? A muchísimas cosas. Tengo miedo a la operación en sí porque es bastante compleja, también a la anestesia, al posoperatorio, al no saber en qué estado me voy a despertar, si me va a doler, si me voy a sentir incómoda, si en verdad me va a cambiar la vida para mejor…
Estoy muerta de miedo. Y no sé con quién hablarlo porque nadie, ninguno de mis conocidos está pasando por el miedo que estoy teniendo ahora. Quizá sea una boludez para la clínica, para el cirujano, las enfermeras y todo aquel que se haya hecho una cirugía o que se realice varias constantemente. Pero es mi primera cirugía y le tengo miedo a todo. Lo más cercano a una cirugía que estuve fue cuando me sacaban sangre, o cuando me clavé una astilla en el dedo meñique de la mano y mi abuelo me la sacó. Jamás me cortaron para nada ni me lastimé seriamente. Solo rapaduras y sangrados en los talones por usar zapatos inadecuados que me lastimaron los pies.

Todos tenemos miedo a lo desconocido. Y si me temblaban las piernas y todo el cuerpo como una hija de puta de los nervios y del miedo el día que me sacaron la primera muela de juicio hace un mes… ¿Cómo mierda voy a hacer para enfrentarme al lunes?

Fuerza necesito. La mente es lo que nos paraliza de miedo. La mente con su curiosidad impertinente hacia la certeza de lo incierto.

Cuando me den el alta y tenga que hacer reposo absoluto en cama por dos semanas les cuento qué tal… Hasta entonces. Gracias por leer.

Me cuesta abrirme para que me lean por dentro a veces.

Cupcakes

9 de abril de 2015

Cupcakes
Rinde aprox: 27 muffins
·         200 grs de manteca
·         150 grs de azúcar
·         4 huevos
·         320 grs de harina leudante
·         100 cc de leche
·         2 cucharaditas de esencia de vainilla

Cobertura (frosting*):
·         250 grs de manteca
·         250 grs de almíbar
·         1 cdita de esencia de vainilla
·         Colorante

1.   Batir a punto crema la manteca blanda con el azúcar.
2.   Agregar los huevos y mezclar.
3.   Incorporar la harina tamizada, alternándola con la leche y la esencia de vainilla.
4.   Disponer la preparación en pirotines – colocados dentro de moldes para muffins – o en moldes para muffins directo enharinados y enmantecados previamente hasta llenar 2/3 partes de la capacidad.
5.   Cocinar en horno precalentado a temperatura media (180°) durante 15 minutos aprox.
6.   Retirar y dejar enfriar.

Para la cobertura:

1.   Agarrar la manteca blanda y batirla.
2.   Agregarle la esencia de vainilla.
3.   Colocarle el colorante hasta que quede el color que queremos.
4.   Cuando quede como con consistencia cremosa, agregarle el almíbar y va a empezar a quedar más duro, con consistencia de frosting.
5.   Colocar la preparación en una manga y decorar los muffins!
Y listo!
Notas:
* Hay distintos tipos de recetas para hacer frosting. Yo elegí esta porque me quedé sin azúcar impalpable en casa e igual queda riquísimo. En otras recetas voy a poner quizás las distintas formas de hacer la cobertura. Los cupcakes verdes tienen la receta que dejé más arriba.
** El almíbar se hace calentando dos partes de azúcar con una de agua a fuego medio por 15 minutos revolviendo constantemente hasta que comienza a hervir.