Noche de Sushi

8 de enero de 2015

                Es ya una especie de tradición, que todos los jueves salgamos a cenar afuera mi hermana, mi papá y yo. Es una bonita forma de verlo a papá más de una vez por semana y mantener siempre el contacto personal. Hace varios años que la tradición eran los miércoles y ahora hace dos años comenzamos a salir los jueves por una cuestión de comodidad en los horarios.
                Para inaugurar la primer salida del 2015, papá nos mandó un mensaje dos días antes preguntándonos si queríamos salir a un restaurante de sushi. Obviamente no nos podíamos negar. Además, si antes habíamos comido sushi siempre era en delivery. Creo que alguna vez fui de chica a a algún restaurante pero claramente me pidieron algo tipo fideitos japoneses.
                 Con mi hermana amamos el sushi y es algo que comemos muy de vez en cuando porque suele ser bastante caro. Así que rápidamente le dijimos que sí y no se me ocurrió mejor idea que preguntarle a una amiga, Marianela (Mariu) qué lugares podía recomendarnos ya que ella es re fanática del sushi.
                Sin pensarlo nos recomendó un restaurante llamado “Xristo” que queda en Maure 1643, entre Soldado de la Independencia y Migueletes (Ver en mapa Acá). Es en Cañitas. Llegamos a las 8 en punto y claramente fuimos los primeros. Acá en Argentina la gente suele salir a comer más tarde. El lugar estaba ambientado con una luz azulada como si estuviéramos entrando en un salón de una fiesta de quince. Nos sentamos y nos recibió un mozo re amable que nos comenzó a dar algunas sugerencias de tablas combinadas que podíamos pedir ya que no teníamos mucha idea de las cantidades y lo que resultaba más rico para la gente.
                
Terminamos pidiendo Harumaki de entrada. 
Sí, los famosos arrolladitos primavera. Y luego de plato principal unas 30 piezas combinadas que luego se transformaron en 10 más porque papá se había quedado con hambre y yo lo acompañé comiendo un poco más. La verdad estaba re llena y habíamos comido demasiado bien. Todas, absolutamente todas las piezas me gustaron, incluso las que tenían palmitos y cosas que no suelen gustarme cuando las como solas. También había uno que eran láminas de salmón con una salsa de maracuyá arriba mezclada con otras cosas riquísimas. Muchos de los sabores que sentías parecían llevarte a otro mundo. Como un viaje astral. Bromeábamos con eso. Lo primero que pensás quizá es que no te va a gustar determinada cosa. Después lo probás y la realidad es totalmente diferente.
               
  Todavía no entiendo cómo pero con todo lo que habíamos comido también nos pedimos un postre. (Sí, no saben cuánto llena el sushi, salís hecho una bola). Probamos a recomendación también de Mariu un postre que se llamaba “helado de pimienta y canela”.


Sí, así nomás. Cuando leí pimienta no quise saber nada, pero es hasta probarlo que si te gusta la canela, ese postre te va a encantar.
                Los precios claramente son algo elevados y más si pedís vino, postre y café como hicimos nosotros. Pero realmente tienen muy buena relación precio-calidad y muchos descuentos por ejemplo con Club La Nación y la tarjeta Mastercard.

                Buenos precios, muy linda la comodidad y el ambiente en general, la atención de diez y la comida super rica.

                Lo recomiendo totalmente y me encantó haber ido ahí. Ya me puedo recibir de crítica gastronómica con esto (?). 







1 comentario:

  1. Excelente comentario Vic! La verdad es que les venia prometiendo hace mucho ir a cenar sushi porque nos gusta a todos pero x una cosa o la otra nunca se daba. Una vez nos recorrimos todo Belgrano y las lleve a un lugar que habia visto x internet, pero resulto que era solo delivery y encima estaba cerado! Para mi la dena de anoche fue magica y como dice Vic, estaban tan ricos que te transportan, los sabores realmente eran un "viaje astral". Buen comienzo de 2015 para las cenas que ya son un lindo "clasico".

    ResponderEliminar