Cuando el amor es obsesión

20 de octubre de 2012


Me siento en la cama y espero conciliar el sueño. Un sueño que obviamente no va a venir. Miro el celular, nada. Dos minutos pasan, ciento veinte segundos que pasan y que se hacen eternos. Siento que pasaron diez, vuelvo a ver el celular, nada.
     ¿Por qué obsesionarse tanto? ¿Por qué pensar que va a estar pensando todo el tiempo en nosotras? Tiene una vida, tiene sus cosas. Pero fue todo lo que siempre tuviste. Ese él en tu vida siempre te dio todo, cuando siempre pensaba en vos, cuando siempre se obsesionaba para ver en donde estabas, y cuando era mutuo, y cuando te gustaba… Ahora desaparece. ¿No querías eso? ¿No era que te sofocaba tanto amor, tanta miel? ¿No fue eso que hizo que se separen, que todo terminara rompiéndose como en todas las relaciones tan caramelizadas?
     Es que hay algo en mí que hace que lo necesite. Algo de mi personalidad que quiere saber todo de ese él. Quien quiera que sea en ese momento. Voy a querer saber de él, querer que me necesite.
     Hay que buscar un punto medio. La libertad es buena, es parte de la confianza y va a servir demasiado en una buena relación. Buscar un punto medio, sentir la confianza de la otra persona también y no sofocarse mutuamente. Buscarse otras actividades para hacer cuando no nos habla y no bajar nuestra autoestima nunca. Que no nos hable no significa que no esté pensando en nosotras. Tal vez, quizá está esperando que nosotras le hablemos. Espacio, libertad también son sinónimos de amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario